La lista de España para el Mundial de fútbol para ciegos

El seleccionador nacional, Jesús Bargueiras, ha dado a conocer la lista de ocho jugadores y dos porteros que defenderán la camiseta de España en el Mundial de Fútbol para Ciegos que arranca el próximo jueves en Madrid.

Después de diez concentraciones realizadas desde enero, Bargueiras no ha tenido una decisión fácil, y ha elegido los siguientes jugadores ciegos para vestir la elástica nacional: Adolfo Acosta (Gran Canaria); Iván López (Alicante); Sergio Alamar (Alicante); Javier Muñoz (Tarragona); Vicente Aguilar (Valencia); Antonio Martín Gaitán ‘El Niño’ (Málaga); Youssef el Haddaoui (Tarragona); y Miguel Ángel Sánchez (Menorca). Estarán acompañados en la portería por los dos cancerberos madrileños Pedro Gutiérrez y Sergio Rodríguez.

No ha sido una decisión fácil porque hay otros jugadores que han venido a distintas concentraciones y que también merecen estar en esta lista final. Sólo puedo elegir a ocho y dos porteros y creo que con este equipo aspiramos a todo durante el Mundial”, ha reconocido Bargueiras. Junto al seleccionador nacional, completarán el cuerpo técnico Miguel Ángel Becerra (2º entrenador); Ceferino Sánchez (guía); Sergio Cano (preparador físico); y los miembros del servicio médico Mauricio Tejada, Sergio Gómez y Alejandro Giménez.

El equipo español disputará el partido inaugural del Mundial ante Tailandia el próximo día 7 de junio a las 18:00 horas en las instalaciones del Colegio Sagrado Corazón de Chamartín (Avda. Pío XII, 81). Posteriormente el combinado nacional jugará frente a Marruecos y Turquía los días 9 y 11 de junio a las 11:30 horas.

En esta primera fase se clasificarán para cuartos de final las dos primeras selecciones de cada grupo. A partir de ahí se disputarán partidos eliminatorios hasta la gran final que tendrá lugar el día 17 de junio a las 12:00 horas.

Camisetas de fútbol baratas: http://www.spnfutbol.es

‘¿Y dónde es el partido?’, el fútbol en distintos escenarios

Desde el 5 de junio, Señal Colombia emitirá esta serie documental.

La producción de la serie es de Andrés Orozco y la dirección, de César Romero. Se grabó en varios lugares de Colombia, víctimas de la violencia.

La producción de la serie es de Andrés Orozco y la dirección, de César Romero. Se grabó en varios lugares de Colombia, víctimas de la violencia.

El fútbol va más allá de los goles, las jugadas, la dirección técnica y las estrategias. Tiene emoción, superación, talento, derrota y también de dolor.

¿Y dónde es el partido? reúne todo lo que es este deporte a través de ocho historias de la Colombia rural y desde la que ha sido víctima de la violencia.

Es una serie documental coproducida por Mnesia Films y Señal Colombia, y sus historias se emitirán desde el 5 de junio, de martes a viernes a las 8:30 p. m. por Señal Colombia.

Son las historias de dos mujeres –Regina en Buenaventura y Durvis, en Corocito (Arauca)–; dos indígenas –Sneyder, en la Sierra Nevada de Santa Marta, y Jhon, en Bocas del Yi (Vaupes)–; Leonardo, un árbitro de El Tambo (Cauca); Javier, un exsargento del Ejército, de Bogotá; William, un narrador deportivo de Vallecito (Bolívar), y Ramón, un valiente campesino de La India (Santander).

Para Andrés Orozco, el productor, la serie muestra que “este deporte es practicado en todos los rincones porque solo se necesitan dos piedras y algo que ruede para jugar. Eso es lo que queremos reflejar: que el fútbol tiene lugar en diferentes territorios, culturas y tradiciones, y sirve de excusa para mostrar la vida de los sobrevivientes y de las comunidades que han resistido la guerra y que encuentran en el él una práctica para reconstruirse”, dice.

Y a la pantalla llega, en el primer capítulo, una madre adolorida, Regina, afrocolombiana con una mirada de dolor por la muerte violenta de su hijo.

El joven era matachín de las celebraciones populares de Buenaventura en Semana Santa, y futbolista. Y se lo llevaron con el argumento de jugar un partido de fútbol por el que le pagarían 200.000 pesos. Fue asesinado en la masacre de los 12 de Punta del
Este, el 19 de abril de 2005.

Por su parte, Jhon, que nació y creció a orillas del río Vaupés, en Bocas del Yi (Vaupés), se aficionó al fútbol desde niño hasta que a los 14 años se fue a la guerrilla por decisión propia.

Pronto se arrepintió, pero no había marcha atrás. Cuando pudo escapar regresó a su hogar y encontró que aunque la cancha de fútbol seguía siendo un “peladero”, como dice, para él es el más hermoso lugar.

Alrededor del mundo, los aficionados al fútbol han hecho museos para guardar sus copas, sus glorias y sus reliquias. Pero seguramente ninguno es tan emotivo como el de Durvis Tonocolia Macualo, que está en Corocito (Arauca), protagonista de otra de las historias.

Un pequeño museo

Tiene pocos objetos: unas fotografías y unos trofeos. No son muchos, pero son la memoria de su hermano, Onésimo Leonel, una de las víctimas de la masacre del 8 de febrero de 2003 en Corocito por parte de los paramilitares de las Auc.

Y Santander Ramón, de La India, en el Carare, ya no juega fúbol por su edad (80 años), pero sigue perteneciendo a la Asociación de Trabajadores Campesinos del Carare, en Santander.

Hombre de resistencia, en 1987 la asociación fue a hablar con las Farc para que no siguieran involucrando a la población civil en el conflicto, luego lo hicieron con los paramilitares y más adelante con el Ejército. “Ni con ustedes ni con ellos, nosotros solos”. Esa es su historia.

Y en Bogotá, y con una sola pierna, Javier, sargento de las Fuerzas Armadas, cuenta que retomó el fútbol luego de pisar una mina antipersona y hoy es un gran jugador.
A William, protagonista de otro capítulo, le tocó salir corriendo de Vallecito (Bolívar), porque llegó la guerra. Tenía 14 años y desde una montaña vio cómo los paramilitares quemaban el corregimiento.

Cuando pudo regresar decidió, con su amigo Saavedra, narrar los partidos de fútbol en tiempos de paz.

Cierran la serie una historia de El Tambo (Cauca), en la que Leonardo, fundador de la Escuela de Árbitros de El Tambo, se hizo amigo de Ricaurte Pungo, a quien asesinaron los paramilitares del Bloque Calima. La asociación desapareció y hoy Leonardo dirige equipos locales.

Y la que ocurre en Atshintujkua, en Sierra Nevada de Santa Marta, donde Sneyder, un indígena wiwa, es coordinador de la institución etnoeducativa internado Zharneka, y vio cómo a varios de sus amigos los engañaron los actores armados.

El profesor decidió que era hora de resistir a través del fútbol y hoy hay un gran campeonato entre varios equipos de indígenas y campesinos.

CULTURA Y ENTRETENIMIENTO

Cuando la religión interfiere con el fútbol

Mohamed Salah abandona el campo tras su lesión en la final de la Champions.
Mohamed Salah abandona el campo tras su lesión en la final de la Champions. PHIL NOBLE REUTERS

La lesión sufrida por Mo Salah tras su choque con Sergio Ramos ha sacudido a sus fans, en especial en los países árabes donde el futbolista egipcio del Liverpool es un héroe. Desde atribuir el incidente a una “conspiración sionista” hasta acusar al defensa español de intencionalidad (un abogado egipcio planea demandar a Ramos por mil millones de euros), se ha oído de todo en las ruidosas redes sociales. Pero nada ha desatado la polémica como un clérigo kuwaití que lo considera un castigo divino por la decisión de Salah de interrumpir el ayuno de Ramadán.

“Dios lo castigó. Para el musulmán, la vida no la dirigen la razón y el esfuerzo, sino que está en manos de Dios, quien toma las decisiones, trabajes duro o no”, tuiteó tras el partido Mubarak al Badhali.

El clérigo, que tiene 63.200 seguidores en esa red social, justifica su peculiar interpretación del asunto en que “jugar al fútbol no es una excusa legítima para romper el ayuno”. “Así que no escuches a los que te dicen que es difícil mantenerlo, porque los yihadistas ayunan incluso cuando van a la guerra y se enfrentan al enemigo. Pero no estés triste porque la puerta del arrepentimiento está abierta”, añadía.

Poco antes del partido contra el Real Madrid, Rubén Pons, el fisioterapista del Liverpool, confirmó que Salah iba a interrumpir su ayuno para el partido, por consejo de un experto en nutrición. Los musulmanes practicantes ayunan durante las horas de luz natural del mes de Ramadán del calendario islámico, que este año va del 17 de mayo al 16 de junio, aunque los enfermos y quienes viajan están exentos.

Las palabras de Al Badhali, quien ya estuvo en el centro de la controversia por su apoyo abierto a Al Qaeda, han sido contestadas no solo por los fans de Salah, sino por musulmanes que consideran que su religión es mucho más generosa. El debate ha motivado la intervención de Al Azhar. “Lo oculto es cosa de Dios Todopoderoso. Los seres humanos debieran confiar en los otros, ocuparse de sus asuntos y dejar de preocuparse de los asuntos ajenos”, ha sentenciado la más alta autoridad del islam suní.

Un clásico que se roba las miradas

Palmeiras (2,15) es favorito contra Sao Paulo (2,85).
Foto: AFP.

Foto: AFP.

Palmeiras y Sao Paulo se verán las caras mañana en el Allianz Parque de San Pablo por la 9ª fecha del torneo Brasileirao, en un clásico que siempre tiene valor en sí mismo.

Sao Paulo es el único invicto del torneo, lo que le da un condimento extra al partido, donde Palmeiras tendrá la chance de recortar de cinco a dos la diferencia que hay entre ambos en la tabla.

Palmeiras 2,15; empate 3,00, Sao Paulo 2,85. Los últimos 10 clásicos por la liga norteña depararon cinco triunfos de Sao Paulo, tres de Palmeiras y un empate.

En el Brasileirao 2012, igualaron 1-1 (en el Arena Barueri) y Sao Paulo goleó 3-0 (L); en 2014, Sao Paulo venció 2-1 (V) y 2-0 (L); en 2015, Palmeiras goleó 4-0 (L) y empataron 1-1 (en Morumbí); en 2016, Sao Paulo se impuso 1-0 (L) y Palmeiras ganó 2-1 (L); y en 2017, Sao Paulo venció 2-0 (L) y Palmeiras triunfó 4-2 (L). Sao Paulo registra cuatro victorias y cuatro empates en el actual Brasileirao, donde venció 1-0 (L) a Paraná, igualó 0-0 (V) con Ceará, 1-1 (V) con Fluminense, 2-2 (L) con Mineiro y 2-2 (V) con Bahía, y derrotó 1-0 (L) a Santos, 3-1 (V) a América Mineiro y 3-2 (L) a Botafogo.

Palmeiras suma tres triunfos, dos empates y tres caídas: igualó 1-1 (V) con Botafogo, le ganó 1-0 (L) a Inter, empató 0-0 (L) con Chapecoense, venció 3-1 (V) a Paranaense, perdió 0-1 (V) con Corinthians, goleó 3-0 (L) a Bahía, y perdió 2-3 (L) con Recife y 0-1 (V) con Cruzeiro.

País pobre patrocina a club de fútbol rico

Ruanda firma un polémico acuerdo de patrocinio con el Arsenal inglés por el que gastará más de 30 millones en tres años

El presidente de Ruanda, Paul Kagame, junto al exfutbolista del Arsenal, Tony Adams, en 2014.
El presidente de Ruanda, Paul Kagame, junto al exfutbolista del Arsenal, Tony Adams, en 2014. FLICKR

Cuando el Arsenal cayó derrotado ante el Atlético de Madrid en semifinales de la Liga Europa, el 3 de mayo, uno de los mensajes de pesar más leídos fue el de Paul Kagame, presidente de Ruanda. “El final de esta era no debiera haber sido así”, dijo en su perfil de Twitter el dirigente de 60 años, en el poder desde hace 18 y fan apasionado de los gunners. “Aún soy un seguidor comprometido y voy hacia delante. Culpad a los propietarios”. Aquel partido en el Metropolitano de Madrid era la despedida, ese final de era, del mítico entrenador francés Arsène Wenger, al que, por cierto, el propio Kagame había pedido marcharse del club británico hacía ya seis años. Toda una pasión declarada por el Arsenal que ha contagiado a los ruandeses y que, pese a las críticas del carismático Kagame hacia los dueños del equipo, se tradujo 20 días después en la firma de un acuerdo por el que el país africano pagará más de 30 millones de euros en tres años a cambio de aparecer en la manga de la camiseta de los jugadores. La idea no ha gustado mucho en Reino Unido, que destina más de 60 millones de euros anuales en proyectos de desarrollo en Ruanda.

La paradoja está servida: ¿cómo un pequeño país africano considerado pobre puede pagar un patrocinio nada despreciable a uno de los clubes de fútbol más ricos del mundo? La relevancia del Arsenal es indudable. Según la última clasificación de la auditora Deloitte, el club londinense, uno de los más seguidos en el mundo, con buen apego en África, facturó el pasado año 487,6 millones de euros, una cifra que le sitúa como el sexto club más adinerado. En esas cuentas destacan los 34 millones de euros anuales que se lleva de la también acaudalada aerolínea dubaití Emirates por poner su logo en la parte frontal de la camiseta, al que desde agosto acompañará en la manga el pagado por el país de los Grandes Lagos con el lema Visit Rwanda (Visita Ruanda).

Sobra decir que Reino Unido es país emisor de ayuda al desarrollo y Ruanda es uno de sus destinatarios. El DFID, agencia británica para esta cooperación, gastó en 2017/2018 60 millones de euros. Por ese motivo, la prensa británica ha vertido críticas contra el acuerdo. ¿No sería que ese dinero lo gasta Kigali ahora en patrocinio? Pero no solo Reino Unido; en el Parlamento de Holanda, emisor también de ayuda, ha denunciado el contrato, desde la bancada de los cristianodemócratas hasta la de diputados de GroeLinks (Verdes). El Gobierno de Kagame se ha defendido: lo que Londres aporta a cooperación va en gran medida a proyectos sobre mejora de la justicia; el dinero que invertirán en el patrocinio proviene del sector turístico, que no deja de crecer, y, en último lugar, la campaña de marketing a través del Arsenal prevé precisamente que extranjeros sigan visitando el país para dejar de depender de las donaciones foráneas.

Ante el mordisco del hombre blanco, Kigali ha tratado de sacar pecho con las cifras. El país obtuvo en el último ejercicio 346 millones de euros en turismo, una cantidad que quiere llevar hasta los 800 millones para 2024 a través de ofensivas de promoción como la de la camiseta del Arsenal —el acuerdo también llevará el mismo lema a las vallas publicitarias y paneles del estadio—. Más aún, el número de británicos que visitaron el país en 2017 creció un 21%. Alguno habría del Arsenal. Según declaró a la publicación Jeune Afrique el secretario de Estado de Exteriores Olivier Nduhungirehe, de esos 346 millones anuales, solo un 3% irá destinado al acuerdo de patrocinio con el club inglés. Se prevé que ese refuerzo de imagen-país —vital para deshacer el vínculo entre Ruanda y el brutal genocidio de 1994— ayude a doblar en seis años los ingresos por turismo, principal fuente de entrada de divisas.

Y tras las cifras, el sentimiento. “Cualquiera que critique nuestro acuerdo con el Arsenal porque Ruanda es pobre y receptor de ayuda”, manifestó el sábado en un hilo de Twitter Clare Akamanzi, responsable del Departamento de Desarrollo de Ruanda, encargado de la promoción del turismo, “o bien desea que lo siga siendo permanentemente o no entiende que, en cualquier negocio, los costes del marketing son un componente clave en los gastos de una compañía”. Para Akamanzi, “cuanto más se gane en turismo, más se podrá invertir en la gente”. Pero el posible contrasentido sigue latente, ¿por qué no invertir directamente ese dinero en agua y electricidad?

En efecto, Ruanda es uno de los países del África Oriental más expuestos a la dependencia de la ayuda externa. Esta cubre el 17% del presupuesto nacional, una cifra muy elevada pero ya alejada del 80% de hace una década. El Banco Mundial sugiere precisamente en sus análisis que la iniciativa privada debe permitir a Ruanda sacudirse esa dependencia. Y es ahí donde también saca pecho el pequeño país africano (12 millones de habitantes), con una economía que crece a buen ritmo, en torno al 5%, y la vitola de ser el segundo en el continente donde se puede montar un negocio más rápidamente. Siendo eso así, según datos de Naciones Unidas, el 60% de la población vive con menos de 1,6 euros al día, la pobreza está muy extendida, con un especial impacto en la infancia, y la renta per cápita permanece en torno a los 700 euros.

Ruanda ha mejorado desde los años noventa notablemente en educación, con una media de 10,8 años de escolarización, o sanidad, con una expectativa de vida de 64,7 años. Pero eso no ha evitado que el país africano ocupe el puesto 159 de 188 en el Índice de Desarrollo Humano de la ONU, sumergido en la categoría más baja de esta medición, por debajo de vecinos como Kenia o Tanzania.

Kagame pidió aquel 3 de mayo, en su prolija cuenta de Twitter, un cambio en el Arsenal: “Algo fundamental tiene que cambiar en el club”. Eso ya se verá en los terrenos de juego. Lo que sin duda cambió fue la apuesta del pequeño país africano para hacer correr su economía. Siguiendo con el símil futbolístico, eso es pasar al ataque.

La FIFA levantó la suspensión de la Federación de Fútbol de Guatemala

El organismo había sido sancionado por el método en el que había asumido el nuevo comité ejecutivo

Federacion Nacional de Fútbol de Guatemala
Federacion Nacional de Fútbol de Guatemala

La FIFA levantó la suspensión que pesaba desde hace año y medio sobre la Federación Nacional de Fútbol de Guatemala (Fedefut), informó este jueves el comité de regularización nombrado por el ente internacional.

“Se levanta con efecto inmediato la suspensión de la Fedefut, restaurándose todos sus derechos como federación miembro de la FIFA“, dijo en conferencia de prensa Juan Carlos Ríos, presidente del comité designado por el organismo deportivo internacional, quien asumió el 18 de mayo pasado para normalizar el ente deportivo guatemalteco.

La suspensión impidió que las selecciones y equipos guatemaltecos participaran en competencias internacionales como la Copa Oro, Juegos Centroamericanos y la Liga de Campeones de la Concacaf.

FIFA le levantó la sanción a la Federación de Guatemala (EFE)

FIFA le levantó la sanción a la Federación de Guatemala (EFE)

Ríos señaló que la secretaría general de la FIFA ordenó quitar la suspensión luego de que el comité “confirmó que se daban todas las condiciones necesarias” para operar y regular la Fedefut, suspendida desde el 28 de octubre de 2016.

La FIFA sancionó a Guatemala debido a la falta de apoyo de los clubes y dirigentes locales a una primera comisión que intentaba poner orden en la federación, golpeada por un caso de corrupción internacional.

FIFA rompió la comunicación con la Fedefut en ese momento, y lo retomó en abril pasado luego de que las autoridades guatemaltecas concluyeron las reformas legales y avalaron los estatutos que solicitaba el ente rector del fútbol mundial.

Camisetas de fútbol baratas: http://www.spnfutbol.es